Escuchar

Videoconferencia de escritorio: una ayuda en la docencia digital

Las herramientas para llevar a cabo videoconferencias de escritorio son de gran utilidad en la mejora de la comunicación y de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Así, se convierten en un apoyo a la tarea docente.

El uso de herramientas de videoconferencia de escritorio en la enseñanza nos permite potenciar la comunicación con los estudiantes, lo que favorece así su aprendizaje. Pero, además de comunicarnos, actualmente estas herramientas ofrecen funcionalidades avanzadas que nos facilitan la docencia, en un contexto eminentemente digital.

En primer lugar, la comunicación a través de la videoconferencia nos permite interactuar desde cualquier sitio con un dispositivo u ordenador conectado a la red. El que se pueda realizar tanto de uno a uno como en pequeño grupo, con voz y video, nos aporta una comunicación mejorada cuando interactuamos de forma no presencial, a través de los canales del sonido y la imagen que compartimos. Lo que potencia la comprensión, agiliza los procesos de toma de decisiones y permite los debates y el intercambio de opiniones, favorecidos por el hecho de podernos ver y escuchar naturalmente.

Cabe añadir que, dentro del contexto educativo, el uso de las funcionalidades avanzadas, que incorporan las herramientas de videoconferencia de escritorio, se convierten en una valiosa herramienta para poder llevar a cabo acciones con una finalidad educativa, siempre teniendo muy presente la facilidad que nos da no tenernos que desplazar para poder interactuar presencialmente. Algunas ventajas pueden ser, principalmente, por ejemplo, compartir el propio escritorio con los asistentes, hacer una presentación en línea, grabar las sesiones a fin de que se puedan emplear como material de consulta en un futuro, gestionar los permisos que puede tener cada participante (oyente, moderador, presentador), entre otros. Todo ello nos permite hacer reuniones con múltiples finalidades, lo que las hace muy versátiles.

A continuación, destacamos algunos de los usos educativos que podemos realizar:

  • Tutorías electrónicas (dudas, consultas, seguimiento personalizado...)
  • Seminarios o clases a pequeños grupos
  • Seguimiento de trabajos, estudios, casos prácticos...
  • Facilitación del trabajo colaborativo
  • Evaluación individual o en pequeños grupos
  • Defensa de trabajos

Hay que tener presente que su sólo uso no nos garantiza que podamos obtener un provecho educativo. Por este motivo, debemos de planificar la forma de incorporar la herramienta de la videoconferencia de escritorio a nuestra práctica docente, tanto como apoyo complementario a la atención al estudiante, como recurso formativo en la realización de propuestas de aprendizaje (actividades, trabajos en equipo, coordinación en actividades grupales, etc.).

Fecha de publicación: 07/01/2020